Donaciones filantrópicas

Dejar dinero para organizaciones benéficas lo recompensa de muchas maneras. Le da una sensación de satisfacción personal, y puede hacerle ahorrar dinero en impuestos sobre sucesiones.

Al elaborar su planificación de bienes, puede hacer el bien haciendo lo correcto. Dejar dinero para organizaciones benéficas lo recompensa de muchas maneras. Le da una sensación de satisfacción personal, y puede hacerle ahorrar dinero en impuestos sobre sucesiones.

Unas reflexiones acerca de los impuestos sobre transferencias

El gobierno federal cobra impuestos sobre las transferencias de patrimonio que hace a otras personas, tanto durante su vida como al momento de su muerte. En 2013, normalmente se impone un impuesto federal sobre donaciones y sucesiones para transferencias que exceden los $5,250,000 y a una tasa máxima del 40 por ciento. También existe otro impuesto sobre transferencias transgeneracionales (GST) que se grava sobre transferencias hechas a nietos y generaciones más jóvenes. En 2013, hay una exención de $5,250,000 y la tasa máxima es del 40 por ciento.

Es posible que también esté sujeto a impuestos sobre transferencias estatales.

Es necesario hacer una planificación cuidadosa para minimizar los impuestos sobre transferencias, y las donaciones filantrópicas pueden jugar un papel importante en su planificación de bienes. Al dejar dinero a una organización benéfica, el monto total de la donación filantrópica puede deducirse del valor de su donación o bien gravable.

Haga una asignación testamentaria sin limitaciones ni reservas

La manera más fácil y directa de hacer una donación filantrópica es mediante una asignación de efectivo sin reservas en su testamento. Hacer una asignación sin limitaciones ni reservas requiere de solo un párrafo breve en su testamento en el que se nombre al beneficiario de la donación y se mencione el monto de la donación. La asignación testamentaria es adecuada cuando el monto de su donación es relativamente pequeño o si usted desea que los fondos vayan a la organización benéfica sin limitación alguna.

Designe a una organización benéfica como beneficiario de una IRA o plan de retiro

Si tiene fondos en una IRA o en un plan de retiro patrocinado por el empleador, puede nombrar a su organización benéfica como beneficiario. Nombrar a una organización benéfica como beneficiario puede brindarle mayores ahorros en impuestos. En primer lugar, la donación filantrópica será deducible a los fines de los impuestos sobre sucesiones. En segundo lugar, la organización benéfica no tendrá que pagar impuestos a las ganancias sobre los fondos que reciba. Este doble beneficio permite ahorrar en impuestos combinados que de otra manera podrían tomar una parte importante de su cuenta de retiro.

Use un fideicomiso caritativo

Otra forma en que puede hacer donaciones filantrópicas es mediante la creación de un fideicomiso caritativo. Existen muchos tipos de fideicomisos caritativos; entre los más comunes están el fideicomiso caritativo principal y el fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes.

Un fideicomiso caritativo principal le paga un ingreso a la organización benéfica de su elección durante un período de tiempo determinado después de su muerte. Una vez finalizado ese período, el fideicomiso principal pasa a los miembros de su familia u otros herederos. El fideicomiso se conoce como fideicomiso caritativo principal porque la organización benéfica recibe el interés principal.

El fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes es una copia del fideicomiso caritativo principal. El ingreso del fideicomiso es pagadero a favor de los miembros de la familia u otros herederos durante un período de tiempo después de su muerte o mientras viva uno o varios de los beneficiarios. Luego, el capital va a su organización benéfica favorita. El fideicomiso se conoce como fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes porque la organización benéfica recibe el interés restante. Según el tipo de fideicomiso que use, el valor en dólares del interés principal (ingreso) o el interés restante produce la deducción por donación de los impuestos sobre sucesiones.

Por qué usar un fideicomiso caritativo principal.

El fideicomiso caritativo principal es un excelente medio para la planificación de bienes si usted es optimista respecto del rendimiento de las inversiones en el fideicomiso en el futuro. Si se creó correctamente, un fideicomiso caritativo principal le permite conservar los bienes de la familia y, a la vez, es un dispositivo efectivo para minimizar la tributación.

Por ejemplo, usted crea un fideicomiso caritativo principal de $1 millones. El fideicomiso hace pagos anuales fijos de $80,000 (o el 8 por ciento de los $1 millones iniciales del fideicomiso) a ABC Charity durante 25 años. Al término del período de 25 años, todo el capital del fideicomiso pasa directamente a sus beneficiarios. Para conocer el monto de la deducción por donación, tiene que considerar el interés por los ingresos destinados a ABC Charity durante 25 años. Para hacer esto, use los cuadros del IRS. En base a estos cuadros, el valor del interés por ingreso puede ser alto; por ejemplo, $900,000. Esto significa que sus bienes reciben una deducción por donación de $900,000 cuando usted muera, y solo $100,000 de la donación de $1 millones quedan sujetos a impuestos sobre sucesiones.

¿Por qué usar un fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes?

Un fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes aprovecha el hecho de que una donación filantrópica de por vida normalmente resulta en ahorros en impuestos en comparación con la donación filantrópica testamentaria. Una donación a un fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes tiene el mismo efecto en el impuesto sobre sucesiones que una asignación testamentaria porque, cuando usted muere, el activo donado se excluye de sus bienes. No obstante, tenga en cuenta que una parte de la donación vuelve a sus bienes a través de la deducción por donación del impuesto a las ganacias.

Además, un fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes puede ser beneficioso si les da a los miembros de su familia una serie de ingresos actuales; algo interesante si sus familiares no recibirán un ingreso suficiente de otras fuentes.

Por ejemplo, usted crea un fideicomiso caritativo sobre bienes remanentes de $1 millones. El fideicomiso genera ese ingreso anual fijo que recibirán sus beneficiarios durante un período que no supere los 20 años. Al final de ese período, todo el capital del fideicomiso pasa directamente a ABC Charity. Para conocer el monto de la deducción por donación, tiene que considerar el interés de los bienes remanentes destinados a ABC Charity usando los cuadros del IRS. Este es un juego numérico complicado. Es necesario hacer cálculos de prueba para analizar qué combinación de montos de los pagos anuales y duración de los pagos anuales generará la deducción por donación y el flujo de ingresos deseables para la familia.